"Yo no te olvido, habitas en un lugar donde nadie puede tocarte, donde nadie sabe que existes, donde nadie puede herirte, ni yo con mi olvido, ni tú con tu ausencia"

El pensamiento olvidado

Pensar en tu mirada y en mi olvido 
dejando el pensamiento dilatado 
a través de tus ojos, anegado 
de su mismo vivir con tu sentido; 
después mirar tu olvido que en mí asoma 
como una rosa que al espacio diera 
leve prolongación y luego fuera 
la propia luz que toca con su aroma, 
es entregarme a ti sin más denuedo 
que la lucha del cuerpo contra el viento, 
y contigo soñando estar tan quedo 
como náufrago mar o vano intento: 
porque ya que pensarte en mí no puedo, 
dejo olvidado en ti mi pensamiento. 

No hay comentarios.: