...

...

...

...
No te preocupes amor lo que es verdadero nunca termina, nunca.

Los manuscritos de la Princesa Ángel


Siguiendo la recomendación de Entusiasmo, el caballero se internó en el Bosque Encantado buscando la mejor madera para su bote y su cabaña, traía consigo la espada recuperada y de este modo aunque ardua la tarea era posible.

Tocaba cada árbol y en algunos casos quita parte de la corteza para mirar mejor la calidad de la madera. Como le dijo a su amigo dragón, no era carpintero y en verdad entendía poco de ello.

La primera cabaña tenía mucho tiempo de haberla construido y solamente su amada la conocía.

De pronto dio con un árbol distinto a los demás y al mirar alrededor del mismo descubrió un hueco en forma de corazón, se detuvo un instante hasta que la voz de Entusiasmo retumbó en su cabeza:

-Mira adentro y ten cuidado con lo que encuentres, es un tesoro para ti.

Revisó cuidadosamente y encontró un conjunto de escritos ordenados cuidadosamente, con un listón blanco cuidadosamente anudado cada uno de ellos, eran los escritos de la princesa Ángel para él.

Los revisó en estricto orden cronológico, eran los últimos 7 meses, él había dejado de buscar mensajes de ella desde hacía poco más de 8 meses, se sintió devastado.

Se sentó junto al árbol y comenzó su lectura.

"Busco un pasado.
pidiendo un regreso." 

"Te seguiré por siempre, callada y fugitiva..."

"...nada cambia en el fondo si no lo tocamos nosotros", palabras que se le iban dejando huella... 

"Cuando vuelva a pasar a tu lado, 
querré que ese instante 
se detenga en el tiempo,
que ese instante
perdure en mi ser..."

“Cuando vuelva a pasar a tu lado,
querré que sea tan cerca
que casi te roce…”

“De todos modos te amaré lo mismo.
Juntos. O separados…”

“En esos días donde mi cuerpo y mi piel te reclaman, es cuando más ansío que tus brazos me ciñan entera hasta llenarme de tu aliento y que invadas mi ser con tu ir y venir de mar furioso, quedando tendidos en una deliciosa sensación de llegar al vacío…”. Aquí el alma del caballero se estremeció.

El caballero dejaba escapar lágrimas de asombro ante tanto amor, que el de manera absurda llegó a pensar que la princesa no sentía por él.

La cabaña nunca estuvo desolada, era el alma de ella llena de melancolía que hacía que no viera lo hermosa que la había dejado el caballero para ella.

“Entre miradas, eres mío y no, no, no, quiero que se acabe la noche…”

Y el caballero en su mente repetía; “TUYO, TUYO, TUYO…”

Así llegó al punto en donde ella en un intento desesperado para olvidar al caballero transformó al Bosque Encantado en lo que ahora es… sin embargo no pudo arrancarlo de su mente, lo amaba y él lo descubría lleno de emoción, se daba cuenta que era plenamente correspondido, el tiempo no había pasado en vano.

Había oscurecido y leía a la luz de las luciérnagas que se quedaban con él, acompañándolo en su amorosa ternura.

Y Luego sus desgarradoras preguntas; “¡¿Por qué?!”

“No amor mío, no calle porque no me importaras, sino porque pensé que yo ya no te importaba”, pensaba para si el caballero.

“Para ti
todas las gotas de lluvia
que una vez cayeron sobre mí…”

Sin conocer los manuscritos de la princesa, su caballero ya había escogido quedarse con la lluvia que tan bien la representaba.

Así llegó al “Adagio”, no mi amor, aquí te has equivocado también, estaremos eternamente juntos, le decía en voz alta el caballero a su amada princesa.

Y más adelante encontró la respuesta en sí misma la princesa; “Puedo tenerte siempre… Cada vez que lo desee, al amanecer, al anochecer, en el horizonte, vuelvo a tenerte amor…”

Pareciera que seguían unidos a pesar del tiempo y la distancia se unían más, tal vez por un invisible hilo, o tal vez el hilo tenía color; rojo, pero que solo ellos sabían que existía.

Se enteró que lo visitó varias veces como ángel, “Ángel enamorado”, pero estaba tan ensimismado en reparar su corazón que él no la percibía, así de grande era su dolor.

Y cuando ella en sus manuscritos preguntó si volvería a enamorarse de ella nuevamente, la respuesta del caballero fue contundente, ¡nunca había dejado de amarla!, ¡ni lo hará!

También había reclamos de ella para él, esos nunca faltan, tiene un carácter que a veces hace tropezar al caballero, y los escritos cargados de grande nostalgia…

Pero esta vez lucharía por hacerla feliz cada día, un día a la vez y ya había comenzado.

“…su cuerpo y espíritu flotan en el cuerpo y espíritu de él.”

Y justo así es y seguirá siendo por parte del caballero.

Ella en verdad lo extrañaba, lo amaba a morir y lo dejó plasmado en sus manuscritos, incluso poniendo pequeños momentos de intenso amor y pasión… como en la ducha.

El último escrito parecía una sentencia final, un rompimiento, pero no fue así, decía que no lo extrañaría más, tenía razón porque ahora lo tiene a él de regreso y más suyo que nunca.

Llegó el amanecer y el caballero había terminado de leer y más enamorado que nunca, corrió a buscarla para abrazarla, besarla, consentirla, mimarla y malcriarla como nunca, pasara lo que pasara no la volvería a dejar.

En el universo existen historias de amor verdadero, tal vez muy pocas, pero una cosa es segura, esta es una de ellas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me deja usted sin aliento con sus hermosos escritos.

Mi Perfil

Julio Carreto:

Ingeniero Civil, Maestría en Administración con especialidad en Comercialización Estratégica.
Diplomado en Mercadotecnia, Diplomado en Administración de Ventas.
Consultor Especialista en Planeación de Negocios, Planeación Estratégica y Comercialización Estratégica.
Catedrático de Maestría, Diplomado y Licenciatura

Mail to: carreto.julio@gmail.com

Ver todo mi perfil

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.